jueves, 19 de abril de 2018

"...LO QUE CONSUELA Y GLORIFICA MI CORAZÓN."


   Continuando con el habitual esquema de LA SEMANA DEL BUEN CRISTIANO dedicamos este día jueves a acompañar a Jesús Sacramentado, oculto en el Sagrario, donde se halla con Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, según enseña la Doctrina Católica; aquellos que no tengan la gracia de tener cerca un templo, pueden viajar con el espíritu y la imaginación a aquél sagrario de su infancia o a otro que les movió al fervor... y una vez allí, situados de rodillas ante el tabernáculo, meditemos el gran Misterio Eucarístico y recemos para que nunca falten sacerdotes que nos traigan a Cristo Nuestro Señor al Altar...

   Para ayudarnos a meditar acerca del Misterio Eucarístico, usemos algunos extractos de "Un Llamamiento al Amor"; que te sirvan de provecho y de apostolado entre los tuyos si lo das a conocer...


          Yo soy el Amor. Mi Corazón no puede contener la llama que constantemente le devora. Yo amo a las almas hasta tal punto, que he dado la vida por ellas. Por su amor he querido quedarme prisionero en el Sagrario, y hace veinte siglos que permanezco allí noche y día, oculto bajo las especies de pan, escondido en la Hostia, soportando, por amor, el olvido, la soledad, los desprecios, blasfemias, ultrajes y sacrilegios. 




          El amor a las almas me impulsó a dejarles el sacramento de la Penitencia, para perdonarles, no una vez ni dos, sino cuantas veces necesiten recobrar la gracia. Allí las estoy esperando; allí deseo que vengan a lavarse de sus culpas, no con agua sino con Mi propia Sangre. En el transcurso de los siglos, he revelado de diferentes modos Mi Amor a los hombres y el deseo que me consume de su salvación. Les he dado conocer Mi propio Corazón. Esta devoción ha sido como una luz que ha iluminado al mundo y hoy es el medio de que se valen para mover los corazones la mayor parte de los que trabajan por extender Mi Reino.

           Ahora quiero algo más; sí, en retorno del amor que tengo a las almas, les pido que ellas me devuelvan amor; pero no es éste Mi único deseo; quiero que crean en Mi Misericordia, que lo esperen todo de Mi Bondad, que no duden nunca de Mi perdón.

           Esto es lo que quiero explicar a las almas; Yo enseñaré a los pecadores que la misericordia de Mi Corazón es inagotable; a las almas frías e indiferentes, que Mi Corazón es fuego y fuego que desea abrasarlas porque las ama; a las almas piadosas y buenas, que Mi Corazón es el camino para avanzar en la perfección y por él llegarán con seguridad al término de la Bienaventuranza. Por último, a las almas que me están consagradas, a los sacerdotes, a los religiosos, mis almas escogidas y preferidas, les pediré una vez más, que me den su amor y no duden nunca del Mío; pero, sobre todo, que me den su confianza y no duden de Mi Misericordia. 

           ¡Es tan fácil esperarlo todo de Mi Corazón! Yo daré a conocer que Mi Obra se funda sobre la nada y la miseria; éste es el primer eslabón de la cadena de amor que preparo a las almas desde toda la Eternidad. Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y perdona Mi Corazón. Penetro el fondo de las almas, sus deseos de darme gusto, de consolarme y de glorificarme: y el acto de humildad que sus faltas les obligan a hacer, viéndose tan débiles, es precisamente lo que consuela y glorifica Mi Corazón. No importa que las almas sean débiles, Yo suplo lo que les falta.


Un Llamamiento al Amor
Revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Sor Josefa Menéndez






miércoles, 18 de abril de 2018

EL ROSARIO CARMELITA o Corona de Santa Brígida.


          Santa Teresa de Jesús, en las muchas andanzas por el territorio español para establecer sus conventos reformados, se hospedó varias veces en conventos de Monjas Brigidinas (de Santa Brígida) que tenían la costumbre de rezar un rosario compuesto por seis decenas. La Santa Carmelita, influenciada por estas religiosas, pasó también a rezarlo, razón por la cual, en el hábito de los hermanos de la rama descalza, pasó a usar la corona que se conoció como corona carmelita. Actualmente algunos frailes de la Antigua Observancia lo siguen usando.

         No podemos dejar de apuntar que cuando a Bernardette Soubirous, la joven vidente de Nuestra Señora en el pueblecito francés de Lourdes, le preguntaron cómo iba vestida la Virgen, precisó que la Señora llevaba "un rosario como el mío", o sea, una corona de Santa Brígida, un rosario de seis decenas, que era el que habitualmente llevaba consigo la niña.





MANERA DE REZAR 
EL ROSARIO CARMELITA 
O CORONA DE SANTA BRÍGIDA


          En cada Misterio se reza un Padrenuestro, diez Avemarías y un Credo.

          Se finaliza rezando un Padrenuestro y tres Avemarías, para hacer un total de 63 Avemarías, por los 63 años que piadosamente se cree vivió la Virgen Nuestra Señora en la tierra y siete Padrenuestros en honor a Sus Siete Dolores principales.

         
     MISTERIOS GOZOSOS (Lunes y Jueves)

1 ° Misterio: La Inmaculada Concepción de la Virgen María (Gn 3, 9-15)
2 ° Misterio: La Anunciación del Ángel Gabriel a la Virgen María (Lc 1, 26-38)
3 ° Misterio: La visita de María a su prima Santa Isabel (Lc 1, 39-45)
4 ° Misterio: El nacimiento de Jesús en Belén (Lc 2, 4-20)
5 ° Misterio: La Presentación del Niño Jesús en el Templo (Lc 2, 22-38)
6 ° Misterio: El reencuentro del Niño Jesús en el templo (Lc 2, 41-52)

     MISTERIOS DOLOROSOS (Martes y Viernes)

1 ° Misterio: La Agonía de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de los Olivos (Mc 14, 32-42)
2 ° Misterio: La flagelación de nuestro amado Redentor (Mc 15, 6-15)
3 ° Misterio: Nuestro Señor Jesús es coronado de espinas (Mt 27, 27-31)
4 ° Misterio: Nuestro Redentor Jesús carga con la Cruz hacia el Monte Calvario (Lc 23, 26-28)
5 ° Misterio: La Virgen María nos es dada como Madre (Jn 19, 25-27)
6 ° Misterio: La Muerte de Jesucristo Nuestro Señor en la Cruz (Mt 15, 35-38)


     MISTERIOS GLORIOSOS (Miércoles, Sábado y Domingo)

1 ° Misterio: La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo (Mt 28, 1-6)
2 ° Misterio: La Ascensión de Jesús al Cielo (Lc 24, 36-51)
3 ° Misterio: La Venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico y María Santísima (Hch 2, 1-4)
4 ° Misterio: La Asunción de la Virgen María al Cielo en cuerpo y alma (Col 3, 1-4)
5 ° Misterio: La Coronación de la Virgen María como Reina de Cielos y Tierra (Ap. 12, 1)
6 ° Misterio: El Patrocinio de Nuestra Señora sobre la Orden del Carmen (Mt 12, 46-50)








martes, 17 de abril de 2018

"DESEO QUE MI SANTA FAZ SEA HONRADA EN UNA MANERA PARTICULAR LOS MARTES"

    
       La Madre María Pierina, nacida en 1890, pertenecía a la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción; entre 1920 y 1940, fue agraciada con numerosas revelaciones privadas, donde Nuestro Señor compartió con ella Su deseo de ser honrado por medio de la Devoción a Su Santa Faz.


           "Deseo que Mi Rostro, que refleja los profundos dolores de Mi Alma, el Dolor y el Amor de Mi Corazón, sea mejor honrado: quien me contempla me consuela."

           "Cada vez que Mi Rostro es contemplado, derramaré Mi Amor en el corazón de aquellas personas y por medio de Mi Santa Faz, la salvación de muchas almas se alcanzará."

           "Las almas que contemplen Mi Faz participan de Mi Dolor. Ellas sienten la necesidad de amar y reparar. ¿No es ésta la verdadera devoción a Mi Corazón?"

           "Deseo que Mi Santa Faz sea honrada en una manera particular los Martes."




LA MEDALLA ESCAPULARIO
DE LA SANTA FAZ


               El Escapulario y la medalla de la Santa Faz llevan en el anverso la imagen del Divino Rostro de Jesús y escrito alrededor: Ilumina Domine Vultum Tuum super nos (Ilumina, Señor, Tu Rostro sobre nosotros); al reverso, una Hostia circundada por unos rayos y con la inscripción: Mane nobiscum Domine (Quédate con nosotros Señor). El Escapulario queda suplido por la medalla con las mismas promesas y favores.


LAS OCHO PROMESAS de Nuestro Señor
a los devotos de Su Santa Faz


1. Les concederé una contrición tan perfecta que sus pecados se cambiarán a Mi vista en joyas de oro precioso.

2. Ninguna de esas personas será jamás separada de Mí.

3. Ofreciendo Mi Rostro a Mi Padre, apaciguarán Su enojo y comprarán con ésta celestial moneda el perdón para los pobres pecadores.

4. Abriré Mi Boca para suplicar a Mi Padre que conceda todas las peticiones que me presenten.

5. Los iluminaré con Mi Luz. Los consumiré con Mi Amor, fructificaré sus buenas obras.

6. Ellos enjugarán, como la piadosa Verónica, por Mi adorable Faz ultrajada por el pecado, e imprimiré Mis divinas facciones en sus almas.

7. Al morir, renovaré en ellos la imagen de Dios manchada por el pecado.

8. Asemejándose a Mi Faz, brillarán más que muchos otros en la vida eterna y el brillo de Mi Faz les llenará de gozo.


          La fiesta de la Santa Faz es el martes de carnaval, o sea el martes antes del Miércoles de Ceniza. El Papa Pío XII confirmó dicha fiesta el 17 de Abril de 1958 y a su vez autorizó la Misa de la Santa Faz de Jesús para todas las diócesis y órdenes religiosas que pidan el Indulto de Roma para celebrarla.





lunes, 16 de abril de 2018

NUESTRO BLOG HERMANO: "PRÁCTICAS DE PIEDAD Y DEVOCIONARIO CATÓLICO"




          Para aquellos jóvenes y "niños grandes" que se acercan a estas humildes páginas, he querido dedicar el blog "Prácticas de Piedad y Devocionario Católico" donde -no tan rápido como quisiera- iré compartiendo aquellas oraciones y prácticas religiosas de nuestros mayores y que tanto le ayudaron a santificarse aún cuando muchos de nuestros abuelos, apenas sabían leer y escribir, pero por el contrario, eran doctos en el Amor a Dios y en la Doctrina Católica por la que regían sus vidas.

          Para los que os acercáis de nuevas por el mundo de la Tradición, os animo a visitar este sencillo blog y que lo leáis frecuentemente: os ayudará a memorizar el genuino Padrenuestro y una fórmula correcta para hacer el acto de contrición, entre otras prácticas, como el rezo del Santo Rosario.








LA CARIDAD NOS EXIGE REZAR POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO


               Los días Lunes comenzamos la semana civil, la nueva jornada en el lugar de trabajo o en nuestro centro de estudios; si queremos santificar cada día, revisemos el esquema de vida de piedad que es "La Semana del Buen Cristiano" y tengamos por propósito meditar en la realidad del Purgatorio, de lo que allí se padece y cuánto podemos ayudar a las Almas que allí están purificándose...





          Confesemos que somos mendigos y que todos los dones de Dios son pura limosna de su misericordia.

          En las oscuridades del espíritu, en las miserias y peligros en que tenemos que vivir sólo hallamos un fundamento para nuestra esperanza, y es el levantar nuestros ojos a Dios y alcanzar de su misericordia por la oración nuestra salud eterna... Lo decía el rey Josafat: Puesto que ignoramos lo que debemos hacer, una sola cosa nos resta: volver los ojos a Ti.


          Muy bien sabe el Señor que nos es muy útil la necesidad de la oración, pues por ella nos conservamos humildes y nos ejercitamos en la confianza. Y por eso permite el Señor que nos asalten enemigos que con nuestras solas fuerzas no podemos vencer, para que recemos y por ese medio obtengamos la gracia divina que necesitamos. Conviene sobre todo que estemos persuadidos que nadie podrá vencer las tentaciones impuras de la carne si no se encomienda al Señor en el momento de la tentación.


          Que sea cosa buena y útil invocar a los Santos para que nos sirvan de intercesores y nos alcancen por los méritos de Jesucristo lo que por los nuestros no podemos obtener, es doctrina que no podernos negar, pues así lo declaró la Santa Iglesia en el Concilio de Trento.  


           Nadie osará negar que es bueno y útil acudir a las Almas Santas que en el mundo viven para que vengan en nuestra ayuda con sus plegarias.


          De la misma manera, siendo las Almas Benditas del Purgatorio tan amigas de Dios y estando, como están, confirmadas en gracia, parece que no hay razón ni impedimento que les estorbe rezar por nosotros… Puesto que están tan llenas de caridad, por seguro podemos tener que interceden por nosotros. 

           De Santa Catalina de Bolonia se lee que cuando deseaba alguna gracia recurría a las Ánimas Benditas, y al punto era escuchada: y afirmaba que no pocas gracias que por la intercesión de los Santos no había alcanzado, las había obtenido por medio de las Ánimas Benditas. Si, pues, deseamos nosotros la ayuda de sus oraciones, bueno será que procuremos nosotros socorrerlas con nuestras oraciones y buenas obras. Me atrevo a decir que no tan sólo es bueno, sino que es también muy justo, ya que es uno de los grandes deberes de todo cristiano. 

           Exige la caridad que socorramos a nuestros prójimos, cuando tienen necesidad de nuestra ayuda y nosotros por nuestra parte no tenemos grave impedimento en hacerlo. Pensemos que es cierto que aquellas Ánimas Benditas son prójimos nuestros, pues aunque murieron y ya no están en la presente vida, no por eso dejan de pertenecer, como nosotros, a la Comunión de los Santos.




San Alfonso María de Ligorio










domingo, 15 de abril de 2018

DOMINGO DEL BUEN PASTOR


          Este Domingo se designa con el nombre popular de "Domingo del Buen Pastor" porque, en la Misa, se lee la canción evangélica de San Juan donde nuestro propio Señor se llama de esta manera. Un vínculo misterioso une este texto a nuestro tiempo, porque es en estos días que el Salvador de los hombres, estableciendo y consolidando su Iglesia, comenzó a darle ese pastor que tendrá que gobernarla hasta la consumación de los siglos.

         



               En aquél tiempo dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por sus ovejas. El mercenario, y quien no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir el lobo, deja las ovejas y huye, y el lobo las muerde y dispersa. El mercenario huye porque es mercenario y no le importan las ovejas. 

              Yo soy el Buen Pastor y conozco a Mis ovejas, y Mis ovejas me conocen a Mí; como el Padre me conoce y yo conozco a su Padre; y por mis ovejas doy la vida. Y tengo otras ovejas que no son de este rebaño. También hay que reunirlas, y escucharán Mi voz, y sólo habrá un sólo rebaño y un sólo Pastor.


 (Evangelio según San Juan, capítulo 10, versículos del 11-16) 




sábado, 14 de abril de 2018

LA SABATINA A NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN


          LA SABATINA es como piadosamente se llama a las oraciones que se dedican a Nuestra Señora del Carmen los Sábados, por la Promesa que Ella misma pronunciara, asegurando la liberación del Purgatorio de los devotos de Su Escapulario el sábado siguiente a su muerte.



Acto de Consagración a Nuestra Señora la Virgen del Carmen

(Para ser realizado los Sábados, por aquellos que vestimos Su Bendito Escapulario)


Virgen del Carmen, llevamos sobre nuestro pecho Vuestro Santo Escapulario, signo de nuestra consagración a Vuestro Corazón Inmaculado. Madre querida, somos Vuestros hijos, unos hijos de Vuestra entera pertenencia.
Nuestra consagración, Señora, nos exige una entrega sin reservas a Vuestra Sagrada persona, una dedicación generosa a Vuestro servicio, una fidelidad inquebrantable a Vuestro amor y una solicita imitación de Vuestras virtudes. Queremos vivir, conforme al viejo ideal carmelitano: en Vos, con Vos, por Vos y para Vos. 
Gracias a Vuestro Bendito Escapulario, Virgen del Carmelo, somos miembros de Vuestro cuerpo místico del Carmelo y participamos de la consagración comunitaria de la Orden a Vos, que sois su cabeza. Nuestra consagración se une pues, a la Orden de toda la Familia Carmelitana y acrecienta así su valor y eficacia. 
Santa María, Abogada y Mediadora de los hombres, no podríamos vivir nuestra consagración con olvido de quienes son Vuestros hijos y nuestros hermanos. Por eso, nos atrevemos a consagraros la Iglesia y el mundo, nuestras familias y nuestra amada Patria.
Os consagramos especialmente los que sufren en el alma o en el cuerpo: los pecadores, los tentados, los perseguidos, los marginados, los presos, los desterrados, los enfermos, los hambrientos….Madre y Reina del Carmelo, por nuestra consagración somos del todo Vuestros ahora en el tiempo; que los sigamos siendo también un día en la Eternidad.
Así sea.

Antífona

Hoy recordamos a Nuestra Señora la Virgen María, Madre Hermosa del Carmelo. Hoy los hijos de Su amor cantamos Sus misericordias. Hoy la Estrella del mar brilla ante Su pueblo como signo de esperanza y de consuelo.

Oración
Señor Dios Nuestro, que habéis honrado a la Orden del Carmen con la advocación especial de la Bienaventurada y siempre Virgen María, Madre de Vuestro Hijo; conceded a cuantos hoy celebramos su recuerdo que, guiados por Su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.






viernes, 13 de abril de 2018

SAN HERMENEGILDO, PATRÓN DE LA MONARQUÍA CATÓLICA




           San Hermenegildo fue un príncipe visigodo del siglo VI, hijo del rey Leovigildo y hermano de Recaredo, que fue famoso por enfrentarse militarmente a su padre, tras su conversión al catolicismo. Su padre, al igual que el resto de la península, era de religión arriana, herejía que ataca el dogma trinitario y niega la divinidad de Jesucristo. El conflicto armado comenzó allá por el año 581 y duró hasta el 584.

          San Hermenegildo, tras graves problemas durante toda la contienda a causa de la inferioridad numérica, se guarece en distintas fortalezas, todas ellas acaban siendo sitiadas por su padre. Después de huir hasta Sevilla, su padre Leovigildo consigue darle caza en la fortaleza de Osset. 

          Tras un año de asedio las tropas arresianas consiguen tomar el castillo y San Hermenegildo huye sin fuerza alguna a Córdoba donde pide refugio en la ciudad. Su hermano Recaredo, en nombre de su padre, ofrece a Hermenegildo conservar la vida si se entrega a las fuerzas de su padre. Tras dimes y diretes, su padre le da un ultimátum para que se arrepienta, pero San Hermenegildo rechaza la oferta por fidelidad al catolicismo, siendo decapitado por ello. San Hermenegildo, junto a San Fernando, es el Patrón de la Monarquía española.




jueves, 12 de abril de 2018

JUEVES EUCARÍSTICO: PREPARACIÓN PARA RECIBIR LA SAGRADA COMUNIÓN




          Primer punto: Considerar quién es el que he de recibir, y cómo en cuanto a la divinidad es igual al Eterno Padre, y cómo en cuanto hombre es el más ilustre de todos los hombres.

          Segundo punto: Considerar de dónde viene: del Cielo. Consideraré que me hace mayor don que a los Apóstoles el Jueves de la Cena. Y he de confundirme trayendo a la memoria lo que haría si esperase a un amigo o hermano que me viniese a ver de tierras lejanas, o si el Papa o el Emperador hubiese de venir a verme, y lo poco que hago con la venida de Jesucristo, de los Cielos a mi ánima.

         Tercer punto: Ver cómo viene. Consideraré cómo habiéndome dado todas las criaturas, Él mismo disfrazado se me da en una de ellas, haciéndose pequeñito, conforme a mi pequeñez.

          Cuatro punto: Ver adónde viene. A este mundo donde tantas ofensas y pecados se cometen contra Su Divina Majestad.

          Quinto punto: Considerar quién soy yo que le he de recibir, y mostrarle mis llagas, pidiéndole con el leproso del Evangelio que me sane. Así miraré de dónde viene, adónde viene y a qué viene.

          Alabado sea Dios.


San Francisco de Borja



VII ANIVERSARIO DE "COMO OVEJAS SIN PASTOR"




Gracias 
a todos cuantos os acercáis 
por estas páginas de Piedad y Doctrina Católica
y que tanto ayudáis a extender 
en medio de las tinieblas de un mundo 
que vive de espaldas a Dios. 

Que ÉL os lo pague y Nuestra Señora os lo premie